LOS GRIEGOS Y SUS DEUDAS
El Parlamento griego creó, a mediados de marzo, la 'Επιτροπή Αλήθειας δημόσιου χρέους' (Comisión de la verdad de la deuda pública) para analizar de una forma científica y organizada, procesando todos los datos asociados, la forma en que se ha creado y extendido la deuda pública. El fin de esta Comisión es determinar qué parte de la deuda se puede caracterizar de ilegal, odiosa o injusta en el período 2010-2015 y años anteriores. La creación de esta Comisión se basa en el derecho humano fundamental a la verdad y el de evaluar la deuda.

La primera reacción fue de un movimiento de solidaridad de la sociedad de otros países, una ola de apoyo a la Comisión por parte de intelectuales, artistas, pensadores, científicos y políticos. La segunda reacción, agregó la presidenta de la Comisión fue una ola de ira del sistema político viciado y sus representantes, aquellos que se han comprometido a aterrorizar a la gente y a la sociedad con el fantasma de la deuda, propagando escandalosas políticas prestamistas de servicios a expensas de las necesidades sociales alegando que la deuda es sostenible. Esta auditoría sólo proporcionará beneficios, la gente común no tiene nada que temer. No sólo beneficiará al pueblo griego sino a todos los países. Han iniciado el proceso de finalización de la metodología, estrategia y recolección de datos.

Eric Toussaint, coordinador de la Comisión, dijo que la Comisión es un acontecimiento histórico de largo alcance que tendrá un impacto a corto, medio y largo plazo. Esta experiencia ayudará a la solución de los terribles problemas causados por el uso de la deuda para imponer políticas que violan los derechos humanos fundamentales. Defiende, además, las iniciativas para reclamar las auditorias de deuda en España y en el País Vasco, según indicó el pasado mes de abril. No descarta que Grecia no devuelva su deuda, aunque reconoció que eso le corresponde al Gobierno y Parlamento griegos. Aseguró que es posible de forma teórica e indicó que le parecía fundamental demostrar a los acreedores que no se puede endeudar a un pueblo de manera impune.

En España, el gobierno de Rajoy desea el fracaso de las experiencias de Gobierno de Syriza para "convencer" a los ciudadanos que no hay salidas fuera de la austeridad. Toussaint puso en duda la legitimidad de la deuda adquirida de España para ayudar a Grecia, para permitir seguir pagando jubilaciones y salarios públicos, cuando, en realidad, los créditos otorgados por los países europeos a Grecia fueron para rescatar a la banca privada europea que había prestado dinero a Grecia de forma muy arriesgada, señalando a entidades financieras alemanas, francesas, italianas, belgas y luxemburguesas. A su juicio, la lección consiste en que se hacen necesarias las auditorias desde el poder legislativo y Grecia está mostrando el camino a seguir a ese nivel. Añadió, finalmente que no iban a hacer recomendaciones al gobierno griego sobre la estrategia a seguir con la UE, pero sí les darán argumentos si deciden enfrentarse a sus acreedores y no pagar su deuda.

En Argentina, el mes pasado se formó otro grupo de la Cámara y el Senado que efectuarán una auditoría de su deuda desde 1973.

Recuerdo aquello de David y Goliat y pienso en los griegos y la UE.
Que conste que España también tiene deuda. El otro día, el ministro De Guindos dijo que habíamos prestado 39.000 M€ a la banca y... ya habíamos cobrado 6.000 M€ - ¡Todo un logro! Sólo nos faltan 33.000 M€...

A día de hoy, 14 de junio, siguen las negociaciones entre Grecia y la UE. Grecia mantiene que no puede hacer frente a las exigencias de la UE a costa de más recortes. Ahora se plantea la salida de Grecia del euro. Veremos en qué queda todo.

Comentarios